DEDO EN MARTILLO

El dedo en martillo es la deformidad más común del segundo, tercer o cuarto dedo. A menudo se debe al uso de zapatos estrechos con poco o ningún soporte para el arco. La afección puede ser extremadamente dolorosa, pero existen muchos tratamientos disponibles para aliviar el dolor.

Un dedo en martillo es un dedo que tiene una curvatura anormal en su articulación media, lo que hace que el dedo del pie se doble hacia abajo para parecer un martillo. Esta condición dolorosa se forma debido a un desequilibrio en los músculos, tendones o ligamentos circundantes que normalmente mantienen recto el dedo del pie. Los dedos en martillo son flexibles para empezar. Si el dedo en martillo no se trata de inmediato, es posible que se fije y requiera cirugía para corregirlo.

Datos rápidos sobre el dedo en martillo

  • El dedo en martillo es causado por un desequilibrio muscular en los dedos.
  • El síntoma principal es un dedo del pie doblado, parecido a un martillo.
  • Sin un tratamiento oportuno, los dedos en martillo empeoran progresivamente.
  • Los ejercicios simples pueden tratar y prevenir el dedo en martillo.

Causas

Usar tacones altos puede causar un dedo en martillo. El dedo en martillo se produce por un desequilibrio en los músculos que rodean la articulación del dedo medio. Estos músculos, tendones y ligamentos trabajan juntos para doblar y enderezar los dedos de los pies. Si uno de los músculos se debilita, no puede doblar ni enderezar el dedo del pie. Si el dedo del pie permanece doblado el tiempo suficiente, los músculos se tensan y el dedo no podrá enderezarse. Estas debilidades y desequilibrios musculares son causados ​​por una variedad de factores. Debido a que algunas de las causas del dedo en martillo se pueden evitar, es posible minimizar el riesgo de desarrollar un dedo en martillo.

Sabías que… ¿La piel que cubre la palma de nuestras manos es muy diferente a la del resto del cuerpo? No se broncea ni cambia de color; en los dedos hay huellas dactilares únicas; es más gruesa, pero a la vez muy sensible, y se ancla a los huesos mediante la parte media de la fascia.

Causas del Dedo en Martillo

  • Ciertos zapatos Usar tacones altos o zapatos demasiado ajustados a través de la caja puede forzar los dedos de los pies a una posición flexionada. Cuando se usa repetidamente, es posible que los dedos de los pies no se puedan enderezar, incluso estando descalzo.
  • Sexo Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar un dedo en martillo que los hombres.
  • Lesiones Cuando un dedo del pie se rompe, se golpea o se atasca, es más probable que se desarrolle un dedo en martillo.
  • Edad El riesgo aumenta con la edad.
  • Longitud del dedo del pie Si el segundo dedo del pie es más largo que el dedo gordo, es más probable que ocurra un dedo en martillo.
  • Ciertas enfermedades Las personas que padecen afecciones como artritis o diabetes tienen más probabilidades de desarrollar problemas en los pies, incluido el dedo en martillo.
  • Genética A veces, el dedo en martillo es hereditario y puede ser hereditario.

Debido a los estilos de calzado, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de desarrollar un dedo en martillo. El riesgo de dedo en martillo también aumenta con la edad.

Síntomas y diagnóstico

  • Dolor en el dedo afectado, especialmente al moverlo o al usar zapatos.
  • Callos y callosidades en la parte superior de la articulación media del dedo en martillo.
  • Hinchazón, enrojecimiento o sensación de ardor.
  • Incapacidad para enderezar el dedo del pie.
  • En casos graves, se pueden desarrollar llagas abiertas en el dedo del pie.

Un médico normalmente diagnostica el dedo en martillo durante un examen. El médico puede mover suavemente el pie y el dedo del pie para que aparezcan los síntomas. Esto ayuda al médico a evaluar a fondo el estado del dedo del pie. El dedo en martillo suele ser muy obvio en un examen de los pies. Sin embargo, un médico puede ordenar radiografías del pie para examinar más a fondo la estructura ósea del pie afectado.

Factores de riesgo y complicaciones

Los dedos en martillo son progresivos y empeoran con el tiempo. Si no se trata de inmediato, la articulación del dedo del pie puede fijarse y requerir cirugía para enderezarla. Cuanto más una persona con dedo en martillo use calzado inadecuado y cuanto más tiempo ignore el dedo en martillo en desarrollo, es más probable que el dedo requiera cirugía para liberar los tendones.

Cuando ver a un doctor

Si bien no es una emergencia médica, el dedo en martillo empeora con el tiempo. Es necesario que las personas consulten a un médico de inmediato después de notar cualquier síntoma de dedo en martillo u otros problemas en el pie. Las personas que reciben tratamiento para el dedo en martillo también deben consultar con un médico si notan que la afección empeora o no mejora con los tratamientos prescritos. En circunstancias muy raras, un paciente con dedo en martillo puede desarrollar llagas en la parte superior de la articulación media del dedo afectado. Estas llagas pueden infectarse. Si hay algún signo de infección, como pus, enrojecimiento de la piel alrededor de la llaga o fiebre, se debe consultar a un médico.

Tratamiento y prevención

Si el dedo en martillo se trata mientras el dedo todavía es flexible, un médico puede recomendar lo siguiente:

  • Ejercicios como levantar canicas con la punta del pie.
  • Cambiar a calzado adecuado con tacones bajos y una caja espaciosa.
  • Estirar suavemente el dedo del pie manualmente varias veces al día.
  • Un podólogo puede crear un inserto de zapato para reducir el dolor y evitar que el dedo en martillo empeore.
  • Usar almohadillas para maíz de venta libre y correas para los pies para aliviar algunos de los síntomas dolorosos.
  • A veces, un médico puede usar una inyección de cortisona para aliviar el dolor. Es importante no reventar las ampollas que puedan aparecer en el pie, ya que esto puede provocar una infección.

Cirugía de dedo en martillo

Si el dedo en martillo no se puede mover, un médico puede recomendar una cirugía para el dedo. La cirugía tiene como objetivo reposicionar el dedo del pie, realinear los tendones y eliminar el hueso deformado o lesionado. A menudo, la cirugía se realiza de forma ambulatoria, por lo que la persona normalmente puede irse a casa el mismo día del procedimiento.

Los posibles procedimientos quirúrgicos incluyen:

  • Artroplastia Se extrae la mitad de la articulación debajo de la parte torcida del dedo del pie para ayudar a que el dedo se enderece.
  • Artrodesis Similar a la anterior, pero se quita toda la articulación y se inserta un alambre o alfiler para ayudar a la curación.
  • Transferencia de tendones Los tendones de debajo del dedo del pie se desvían hacia arriba del dedo del pie para ayudar a enderezarlo. Este procedimiento se puede realizar junto con otras intervenciones quirúrgicas.
  • Falangectomía basal Para personas con rigidez severa. Se quita la base del hueso debajo del dedo del pie.
  • Osteotomía de Weil Se acorta el hueso metatarsiano y se inserta material quirúrgico para ayudar a la cicatrización.

Prevención

El dedo en martillo, como muchos otros problemas en los pies, se puede evitar con el uso de calzado adecuado. El calzado adecuado debe tener lo siguiente:

  • Tacones bajos Los tacones más altos obligan a los pies a adoptar posiciones poco naturales y, a menudo, los doblan.
  • Suficiente espacio para los dedos de los pies Los zapatos deben ser del tamaño adecuado y deben evitarse los zapatos puntiagudos. Los zapatos deben adaptarse al dedo más largo, que no siempre es el dedo gordo del pie.
  • Capacidad de ajuste Los zapatos con cordones y correas ajustables son los mejores.
  • Soporte del arco adecuado El soporte del arco previene una serie de dolencias en los pies.

Perspectiva a largo plazo

El dedo en martillo se puede tratar y prevenir con ejercicios simples y cambios de calzado. Sin embargo, si el dedo del pie se vuelve rígido, es posible que se necesite una cirugía para aliviar el dedo en martillo.

Incluso después del tratamiento, el dedo en martillo puede regresar. La mejor manera de asegurarse de que el dedo en martillo no vuelva a ocurrir es eligiendo el calzado adecuado.

Sabías que… ¿El grado del dolor es independiente del grado de la lesión? Las personas tenemos formas muy diferentes de reaccionar ante diferentes estímulos como el dolor y por ello no somos capaces de determinar únicamente por el grado de dolor la gravedad de la lesión.

En clínica Alai contamos con un equipo de profesionales dentro del campo de la Traumatología en Madrid dirigidos por el Dr. Mikel Aramberri. Si necesitas cualquier tipo de información y/o consulta estaremos encantados de atenderte físicamente en:

C/ José Antonio Fernández Ordóñez, 44. Oficina 1 (Entrada por la urbanización). 28055, Madrid

O llamando al: 

(+34) 910 09 29 13 / 655467020 (Whatsapp de L a V de 10.00 a 20.00)

www.alaismc.com