Todo sobre las Lesiones en las Isquiotibiales

Desafortunadamente, las lesiones en las isquiotibiales son comunes y dolorosas. Atacan a atletas de todo tipo, incluidos corredores, patinadores, jugadores de fútbol y baloncesto.

Las isquiotibiales son un grupo de tres músculos que corren a lo largo de la parte posterior de su muslo. Le permiten doblar la pierna por la rodilla.

Durante una distensión de los isquiotibiales, uno o más de estos músculos se sobrecargan. Los músculos incluso podrían comenzar a desgarrarse. Es probable que sufras una distensión de los músculos isquiotibiales durante las actividades que implican correr y saltar mucho o detenerse y arrancar repentinamente.

También es más probable sufrir una distensión de los músculos isquiotibiales si:

  • No calientas antes de hacer ejercicio.
  • Los músculos de la parte delantera del muslo (cuádriceps) están tensos a medida que tiran de la pelvis hacia adelante y tensan los isquiotibiales.
  • Glúteos débiles. Los glúteos y los isquiotibiales trabajan juntos. Si los glúteos están débiles, los isquiotibiales pueden sobrecargarse y tensarse.

¿Cómo se siente una distensión de isquiotibiales?

Es posible que las distensiones leves de los isquiotibiales no duelan demasiado. Pero los severos pueden ser angustiosos, haciendo imposible caminar o incluso estar de pie.

Otros posibles síntomas de una distensión de los músculos isquiotibiales son:

  • Dolor repentino y severo durante el ejercicio, junto con una sensación de chasquido o estallido
  • Dolor en la parte posterior del muslo y la parte inferior de la nalga al caminar, estirar la pierna o agacharse
  • Sensibilidad
  • Moratones

Para diagnosticar una distensión de los músculos isquiotibiales, un médico o fisioterapeuta realizará un examen físico completo. Harán preguntas específicas sobre cómo se lesionó la pierna.

¿Cuál es el tratamiento para una distensión de isquiotibiales?

Afortunadamente, las distensiones de los músculos isquiotibiales de leves a moderadas suelen curarse por sí solas. Solo necesitas darles algo de tiempo. Para acelerar la curación puede realizar algunas de las siguientes acciones:

  • Descansar la pierna. Evita poner peso en la pierna lo mejor que puedas. Si el dolor es intenso, es posible que necesites muletas hasta que desaparezca. Pregúntale a tu médico o fisioterapeuta si es necesario.
  • Aplica hielo en la pierna para reducir el dolor y la hinchazón. Hazlo durante 20 a 30 minutos cada tres o cuatro horas durante dos o tres días, o hasta que el dolor desaparezca.
  • Comprime tu pierna. Usa un vendaje elástico alrededor de la pierna para reducir la hinchazón.
  • Eleva la pierna sobre una almohada cuando estés sentado o acostado.
  • Toma analgésicos antiinflamatorios. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno o el naproxeno ayudarán con el dolor y la hinchazón. Sin embargo, estos medicamentos pueden tener efectos secundarios, como un mayor riesgo de hemorragia y úlceras. Deben usarse solo a corto plazo, a menos que su médico indique específicamente lo contrario.
  • Practica ejercicios de estiramiento y fortalecimiento si tu médico o fisioterapeuta te los recomienda. Fortalecer los isquiotibiales es una forma de protegerse contra la distensión de los isquiotibiales.

En casos graves en los que el músculo se desgarra, es posible que necesite cirugía. El cirujano reparará los músculos y los volverá a unir.

¿Cuándo se sentirá mejor una distensión de los isquiotibiales?

El tiempo de recuperación depende de qué tan gravemente se lesione. Tenga en cuenta que las personas se curan a diferentes ritmos. Mientras mejora, debe trabajar con una nueva actividad que no agrave la tensión. Por ejemplo, los corredores podrían intentar hacer vueltas en una piscina.

Hagas lo que hagas, no apresures las cosas. Ni siquiera intentes volver a tu antiguo nivel de actividad física hasta que:

  • Puedas mover tu pierna con tanta libertad como tu pierna sana
  • Tu pierna se siente tan fuerte como tu pierna sana
  • No sientes dolor en la pierna cuando caminas, luego trotas, luego corres y finalmente saltas.

Si comienzas a esforzarte antes de que se cure la distensión de los isquiotibiales, podrías volver a lesionarte y desarrollar una disfunción muscular permanente.

¿Cómo puedo prevenir una distensión de los isquiotibiales?

Como las distensiones de los isquiotibiales pueden ser lesiones desagradables, los atletas deben trabajar duro para evitarlas. Después de todo, curar una distensión de los músculos isquiotibiales es mucho más difícil de prevenir. A continuación se ofrecen algunos consejos:

  • Calentar antes y estirar después de la actividad física.
  • Aumentar la intensidad de tu actividad física lentamente, no más de un 10% de aumento por semana.
  • Dejar de hacer ejercicio si sientes dolor en la parte posterior del muslo.
  • Estirar y fortalecer los isquiotibiales como medida preventiva.

En clínica Alai contamos con un equipo de profesionales dentro del campo de la Traumatología en Madrid dirigidos por el Dr. Mikel Aramberri. Si necesitas cualquier tipo de información y/o consulta estaremos encantados de atenderte físicamente en:

C/ José Antonio Fernández Ordóñez, 44. Oficina 1 (Entrada por la urbanización). 28055, Madrid

O llamando al: 

(+34) 910 09 29 13 / 655467020 (Whatsapp de L a V de 10.00 a 20.00)

www.alaismc.com