Todo sobre la tendinopatía rotuliana

La tendinopatía rotuliana es una afección que puede ocurrir cuando el tendón que une la rótula (rótula) con el hueso de la espinilla (tibia) se desgasta gradualmente. Su tendón se vuelve más débil y doloroso, y es menos capaz de hacer frente a la «carga» (el peso sobre él), por lo que afecta la forma en que camina y hace ejercicio.

La tendinopatía rotuliana a veces se denomina «rodilla de saltador» porque la lesión suele ocurrir durante los deportes que implican saltos, como el baloncesto o el voleibol. También puede obtenerlo si corre, especialmente si es un corredor de descenso.

Causas de la tendinopatía rotuliana

Se desconocen las razones exactas por las que puede desarrollar tendinopatía rotuliana. Pero se cree que es una lesión por uso excesivo, lo que significa que puede desarrollarse después de una tensión repetida en el tendón rotuliano. Esto puede suceder si saltas mucho, razón por la cual los jugadores de voleibol y baloncesto a menudo lo desarrollan. La tensión en el tendón rotuliano cuando caes de un salto puede dañar y desgastar gradualmente el tendón.

Es más probable que tenga tendinopatía rotuliana entre la adolescencia y la treintena, pero también puede tenerla cuando sea mayor. También se ha relacionado con:

  • Sobreentrenamiento
  • Mala técnica
  • Jugar en superficies duras

Síntomas de la tendinopatía rotuliana

El síntoma principal de la tendinopatía rotuliana es el dolor justo debajo de la rótula. Probablemente comenzará a notar un aumento gradual del dolor, en lugar de tener una lesión que lo cause repentinamente. Cuando sienta dolor por primera vez, probablemente sólo aparecerá después de hacer ejercicio. A medida que pasa el tiempo, es posible que sienta dolor durante el ejercicio, que puede disminuir después de calentar. Esto puede convertirse en un dolor constante durante la actividad.

Es posible que la tendinopatía rotuliana no tenga ningún efecto en el desempeño de sus actividades normales al principio. Pero a medida que empeora, probablemente descubras que comienza a detenerte. Además de ser doloroso, su rodilla puede estar sensible al tacto.

Si no recibe tratamiento para la tendinopatía rotuliana, existe la posibilidad de que su tendón eventualmente se desgarre (rompa). Si esto sucede, es posible que tenga un dolor repentino y que su rodilla ceda.

Tratamientos para la tendinopatía rotuliana

El tratamiento inicial para la tendinopatía rotuliana es reducir el dolor y la inflamación. Puede hacer esto con descanso, hielo y medicamentos. El tratamiento adicional incluye ejercicios de estiramiento y fortalecimiento con fisioterapia para que pueda volver gradualmente a sus actividades habituales. Es posible que necesite cirugía si se rompe el tendón rotuliano.

Puede que le resulte útil consultar a un profesional de la medicina deportiva, como un fisioterapeuta o un médico deportivo. Su médico de cabecera puede derivarlo, o usted mismo puede reservar una cita con un fisioterapeuta.

No existe una solución rápida para la tendinopatía rotuliana. Es posible que necesite un largo período de descanso y rehabilitación antes de que sus síntomas desaparezcan por completo.

Fisioterapia para la tendinopatía rotuliana

Su fisioterapeuta evaluará cuidadosamente su rodilla y luego planificará un programa individual de ejercicios de rehabilitación para ayudar a fortalecer gradualmente los músculos de la rodilla y la pierna. El tratamiento puede incluir ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento específicos.

Asegúrate de seguir estos ejercicios, ya que son una parte importante de tu recuperación. La mayoría de las personas se recuperan por completo si su tendón no se desgarra; su fisioterapeuta le dirá cuánto tiempo llevará.

Su fisioterapeuta puede sugerirle que use correas o aparatos ortopédicos para la rótula, para ayudar a sostener su rodilla cuando está activo. También pueden ofrecerle tratamiento con terapia de ondas de choque extracorpóreas. Esto implica aplicar ondas de choque en el área afectada para reducir el dolor.

Cirugía para la tendinopatía rotuliana

La mayoría de las personas con tendinopatía rotuliana no necesitan cirugía. Pero puede ser una opción si sus síntomas no mejoran con otros tratamientos después de tres a seis meses, o si su tendón se desgarra (se rompe).

El objetivo de la cirugía es reparar el tendón y, por lo general, se realiza mediante un procedimiento de artroscopia, que es un tipo de cirugía mínimamente invasiva.

Se tarda entre seis y nueve meses en recuperarse de la cirugía, y existe la posibilidad de que su rodilla aún no sea la misma después.

En clínica Alai contamos con un equipo de profesionales dentro del campo de la Traumatología en Madrid dirigidos por el Dr. Mikel Aramberri. Si necesitas cualquier tipo de información y/o consulta estaremos encantados de atenderte físicamente en:

C/ José Antonio Fernández Ordóñez, 44. Oficina 1 (Entrada por la urbanización). 28055, Madrid

O llamando al: 

(+34) 910 09 29 13 / 655467020 (Whatsapp de L a V de 10.00 a 20.00)

www.alaismc.com