Lesiones de Pádel

Si a veces siente que está «caminando sobre una canica» y tiene un dolor persistente en la bola del pie (antepié), es posible que tenga una afección llamada neuroma de Morton.

También conocido como neuroma interdigital, el neuroma de Morton es un tumor benigno (no canceroso) de un nervio. El neuroma de Morton en realidad no es un tumor, sino un engrosamiento del tejido que rodea el nervio digital que llega a los dedos de los pies. Este engrosamiento puede provocar varios niveles de dolor o malestar en la parte delantera del pie que pueden limitar su capacidad para realizar ciertas actividades.

Esta condición se conoce con frecuencia como neuroma de Morton, aunque su médico u otras fuentes también pueden referirse a esta condición como neuroma interdigital, metatarsalgia de Morton, neuritis interdigital o neuroma plantar.

Los neuromas de Morton son alrededor de 8 veces más comunes en mujeres que en hombres y, por lo general, afectan a personas de entre 30 y 60 años, aunque también pueden ocurrir fuera de este rango de edad.

El neuroma de Morton se desarrolla con mayor frecuencia en el área entre el tercer y cuarto dedo del pie, el tercer espacio interdigital, generalmente en respuesta a irritación, traumatismo o presión excesiva. El neuroma de Morton también puede desarrollarse en el segundo espacio web (el área entre la base del segundo y tercer dedo del pie), aunque esto ocurre con menos frecuencia.

Causa

Se desconoce la causa exacta del neuroma de Morton, pero las investigaciones actuales sugieren que probablemente sea el resultado de un atrapamiento (es decir, compresión o compresión) de los nervios plantares digitales comunes. La compresión del nervio en el espacio entretejido puede desencadenar inflamación y hacer que se forme tejido anormal dentro y alrededor del nervio.

Síntomas

Normalmente, no hay signos externos del neuroma de Morton, como un bulto o decoloración de la piel.

Estos son los síntomas más comunes:

  • El ardor persistente o el dolor agudo en la punta del pie pueden irradiarse (extenderse) hacia los dedos, especialmente durante actividades que soportan peso, como correr o caminar. El dolor nocturno es raro.
  • Los pacientes describen con frecuencia la sensación de tener un guijarro o una canica debajo del antepié mientras caminan.
  • El dolor suele estar entre la base del tercer y cuarto dedo del pie, pero también puede ocurrir entre el segundo y el tercer dedo.
  • Puede haber entumecimiento u hormigueo desagradable en los dedos de los pies.
  • Los velocistas pueden sentir dolor al impulsarse desde el bloque de salida.
  • Los problemas con el calzado son comunes. Los zapatos de tacón alto, que colocan el pie en una posición similar a la del impulso del velocista, pueden agravar la afección. Los zapatos ajustados y angostos también agravan esta condición al comprimir los huesos de los dedos de los pies y pellizcar el nervio.

Los zapatos de tacón alto pueden agravar el neuroma de Morton. Los zapatos ajustados y angostos también agravan esta condición al comprimir los huesos de los dedos de los pies y pellizcar el nervio.

Debe buscar la evaluación de un cirujano ortopédico si tiene dolor o molestias continuas en el antepié.

Inestabilidad de Tobillo

Evaluación del médico

Su médico hablará con usted sobre su salud general y su historial médico y le hará preguntas sobre la ubicación, la naturaleza, la gravedad y la duración de sus síntomas. Es importante para discutir también las actividades específicas que ha notado que provocan el dolor, así como las cosas que brindan alivio (por ejemplo, descansar, cambiarse los zapatos).

Luego, su médico realizará un examen físico, que incluye:

  • Evaluar la piel del pie y el tobillo en busca de signos de puntos de presión excesiva (áreas que duelen al tacto).
  • Comprobación de la posición de los dedos de los pies y del pie en busca de deformidades comunes que también pueden causar dolor en el antepié.
  • Ejercer presión sobre los espacios entre los dedos de los pies para tratar de identificar el sitio específico del dolor.
  • Evaluar el rango de movimiento de las articulaciones de los dedos de los pies, así como otras articulaciones, para ver si hay irritación que pueda sugerir artritis o inflamación de las articulaciones como causa del dolor.
  • Posiblemente apretar el pie para comprobar si hay un clic entre los dedos de los pies, llamado «clic de Mulder», que a veces está presente con un neuroma de Morton.

Es posible que se requieran radiografías para descartar una fractura por estrés o artritis de las articulaciones que unen los dedos del pie con el pie. En ciertos casos, pueden ser necesarias imágenes avanzadas, como una resonancia magnética, pero a menudo no es necesario.

Tratamiento no quirúrgico

El manejo inicial del neuroma de Morton generalmente implica uno o más de los siguientes:

  • Cambios en el calzado. Evite los tacones altos y los zapatos ajustados y angostos; elija zapatos más anchos (es decir, una puntera ancha) con tacones más bajos y una suela suave. Esto permite que los huesos se extiendan y puede reducir la presión sobre el nervio, dándole tiempo para sanar.
  • Órtesis. Se pueden agregar plantillas de calzado personalizadas y almohadillas/barras metatarsianas a sus zapatos. Estos pueden ayudar a aliviar la irritación al cambiar la ubicación de las fuerzas en el antepié y separar los huesos, lo que reduce la presión sobre el neuroma.
  • Inyección. Una o más inyecciones de un medicamento con corticosteroides (esteroides) pueden reducir la hinchazón y la inflamación del nervio, lo que brinda cierto alivio. Esto se puede hacer en la clínica ortopédica, o se le puede derivar a un especialista en ultrasonido que realizará la inyección bajo supervisión. Otro tipo de inyección es la ablación nerviosa, que consiste en inyectar un medicamento que evita que el nervio envíe señales de dolor de forma permanente.
  • Terapias alternativas. Es posible que se analicen tratamientos como la terapia de ondas de choque extracorpóreas, la ablación por radiofrecuencia y otras inyecciones de no esteroides, pero los datos actuales sobre la eficacia de estos tratamientos no son concluyentes.

Los estudios han demostrado que muchas personas pueden lograr un alivio duradero con una combinación de modificaciones en el calzado, ortesis, medicamentos antiinflamatorios (p. ej., ibuprofeno o naproxeno) y/o inyecciones de corticosteroides.

Tratamiento quirúrgico

Si sus síntomas no mejoran o si regresan después de un tratamiento no quirúrgico, su cirujano puede recomendarle una cirugía para:

  • Quitar la porción enferma del nervio
  • Liberar tejido alrededor del nervio.

A menudo se considera que la cirugía es la forma de tratamiento más confiable para el neuroma de Morton, y muchos estudios muestran una tasa de éxito del 80 al 95 %.

Existen varias técnicas quirúrgicas para tratar los neuromas de Morton y se ha demostrado que producen resultados similares. Su cirujano ortopédico discutirá sus opciones con usted.

Para acceder al nervio, el cirujano puede hacer una incisión en la parte superior o inferior del pie sobre el espacio interdigital. Después de acceder al nervio, su cirujano puede extirpar la parte inflamada del nervio o liberar tejidos alrededor del nervio para descomprimirlo. El enfoque que utilice su cirujano depende de muchos factores, y debe discutir los detalles del procedimiento con su cirujano.

El período de recuperación después de la cirugía del neuroma de Morton es corto. Los protocolos difieren y debe seguir las instrucciones específicas de su cirujano operador.

En general, se le permitirá caminar sobre su pie con un zapato de suela rígida, también conocido como zapato postoperatorio, aunque se le puede pedir que ponga todo su peso sobre el talón si se hizo una incisión en la parte inferior del pie. tu pie.

Debe evitar actividades más pesadas (correr, saltar, etc.) y poner el pie bajo el agua (como en una bañera o una piscina) hasta que las heridas quirúrgicas estén completamente curadas, generalmente hasta al menos 2 o 3 semanas después de la cirugía.

Por lo general, a los pacientes se les permite volver a usar el calzado normal 4 semanas después del procedimiento.

Resultados

Las medidas conservadoras, como cambios en el calzado, modificación de la actividad y la adición de ortesis, pueden brindar cierto grado de alivio hasta en aproximadamente el 50% de los pacientes.

Las inyecciones de corticosteroides parecen brindar un alivio exitoso del neuroma de Morton aproximadamente el 50% de las veces.

La ablación nerviosa química y la ablación por radiofrecuencia también tienen una buena tasa de éxito, con un 70 a 80 % de los pacientes notando mejoría después de estas intervenciones.

La intervención quirúrgica con neurectomía (extirpación de parte del nervio) o descompresión del nervio tiene la tasa de éxito más alta, y la mayoría de los estudios informan una tasa de éxito del 80 al 95%.

Incluso después de un tratamiento quirúrgico exitoso, es posible que el neuroma de Morton regrese. Aproximadamente del 5 al 20% de los pacientes pueden tener síntomas recurrentes y necesitar tratamiento adicional. Afortunadamente, una cirugía repetida para la recurrencia del neuroma de Morton tiene una tasa de éxito similar a la cirugía inicial (80 a 95%).

Inestabilidad de Tobillo

En clínica Alai contamos con un equipo de profesionales dentro del campo de la Traumatología en Madrid dirigidos por el Dr. Mikel Aramberri. Si necesitas cualquier tipo de información y/o consulta estaremos encantados de atenderte físicamente en:

C/ José Antonio Fernández Ordóñez, 44. Oficina 1 (Entrada por la urbanización). 28055, Madrid

O llamando al: 

(+34) 910 09 29 13 / 655467020 (Whatsapp de L a V de 10.00 a 20.00)

www.alaismc.com