DISPLASIA DE CADERA

La displasia de cadera es un término genérico que se usa para describir cualquier alteración durante el desarrollo de la misma, es decir, el nacimiento, la infancia y adolescencia, que condiciona una variación en su anatomía normal en la edad adulta.

La cadera es una articulación tipo bola-cesta formada por la cabeza del fémur (bola) y la cavidad acetabular de la pelvis (cesta) que admite muy pocas variaciones en su anatomía para ofrecer una mecánica perfecta y con ella una función adecuada; por tanto, cualquier pequeño cambio condicionará un deterioro de su función que, si no se corrige, dará lugar progresivamente a desgaste o artrosis de cadera.

En definitiva, se trata de una patología infantil que puede pasar desapercibida hasta la edad adulta, momento en el que empieza a dar síntomas que se deben en cierta medida al comienzo del desgaste articular.

La displasia se clasifica en grados que dependen fundamentalmente de la ausencia de la cobertura normal de la cabeza femoral por el acetábulo. Hoy en día, la mayor parte de displasias francas (grado mayor de displasia) se diagnostican en el recién nacido mediante tests de detección precoz. En cambio, es frecuente que una displasia de bajo grado (grado menor de displasia) pase desapercibida y no dé ningún síntoma hasta una edad comprendida entre los 30 y 40 años.

Síntomas:

El paciente típico con displasia de cadera del adulto es una mujer (aunque también se encuentra en varones) de alrededor de 35-40 años que presenta dolor y disconfort en la región inguinal y/o la región glútea. Además, se detecta una limitación en la movilidad de la cadera de instauración reciente, que no permite ya el grado de movimiento que tenía hasta hace sólo un tiempo.

En ocasiones, se acompaña de chasquidos, cojera y sensación de inestabilidad.

Estos síntomas no son exclusivos de la displasia de cadera por lo que es necesario hacer pruebas de imagen en todos los casos.

Diagnóstico:

La prueba más sencilla y rápida para detectar la displasia de cadera en la edad adulta es la radiografía de caderas. En ella, se aprecia un “techado” o cobertura insuficiente de la cabeza femoral dentro de su cavidad correspondiente de la pelvis.

En muchas ocasiones, asociado al diagnóstico de displasia, se detectan ya signos precoces de artrosis de cadera. Algunos pacientes que han sido tratados de una displasia franca en la infancia que no se pudo corregir completamente en su día pueden presentar también estos síntomas de forma precoz.

Pese a que no es necesaria para el diagnóstico, en ocasiones la resonancia magnética puede aportar datos del estado del labrum y el cartílago articular. El TAC o scanner de cadera juega un papel en la valoración de la anatomía de la cadera con vistas a la planificación preoperatoria.

displaca-cadera

Cadera normal y displasia de cadera

Tratamiento:

El tratamiento de la displasia de cadera del adulto depende del grado de afectación de la cadera por la propia displasia, así como de la presencia de artrosis.

En pacientes menores de 35 años que no presenten artrosis la prioridad reside en realizar una cirugía preservadora de cadera.

Para ello, se realiza una operación para “recolocar el acetábulo de la pelvis” y así corregir la anatomía de la cadera, mejorando su mecánica para evitar el desgaste.

Esta intervención se denomina osteotomía periacetabular; en ella, se corta la pelvis con una sierra o escoplos, lo que permite su recolocación y su fijación con tornillos en una posición adecuada que mejore la distribución de cargas en la articulación.

Esto alivia los síntomas y prolonga el bienestar de la cadera. Se trata de una cirugía compleja que, pese a que hoy en día se realiza mediante un abordaje mínimamente invasivo, precisa una preparación y recuperación muy planificada y supervisada.

La artroscopia de cadera es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que permite, mediante el uso de una cámara dentro de la articulación y unos instrumentos especialmente diseñados para ello, corregir anomalías anatómicas, así como reparar el labrum y actuar sobre el cartílago articular.

No es una técnica que deba generalizarse en casos de displasia de cadera, sin embargo puede ayudar a corregir puntualmente determinadas anomalías.

En caso de que ese desgaste ya esté presente, la cirugía preservadora de cadera suele dar lugar a resultados pobres.

La prótesis de cadera es entonces la intervención indicada. Existen opciones especiales dentro de la misma para pacientes jóvenes, que ofrecen una función pensada para pacientes más activos que perdure en el tiempo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies