Artrosis del Hombro (Osteoartritis)

TIPOS DE OSTEOARTRITIS

Su riesgo de desarrollar Artrosis del Hombro (osteoartritis) con su dolor y limitaciones físicas aumenta con la edad. Pero una lesión, como un hombro dislocado, puede provocar osteoartritis del hombro incluso en personas jóvenes. A continuación, encontrará información sobre las causas y los tratamientos de la osteoartritis del hombro. Siga leyendo para saber cómo un hombro artrítico puede afectar su rango de movimiento y capacidad para hacer las cosas cotidianas, y descubra formas de tratar y controlar la afección.

¿Qué es la osteoartritis?

La osteoartritis, también conocida como enfermedad degenerativa de las articulaciones, ocurre cuando el cartílago que cubre la parte superior de los huesos, conocido como cartílago articular, se degenera o se desgasta. Esto causa hinchazón, dolor y, a veces, el desarrollo de osteofitos (espolones óseos) cuando los extremos de los dos huesos se frotan.

¿Qué es la osteoartritis del hombro?

El hombro está formado por dos articulaciones, la articulación acromioclavicular (AC) y la articulación glenohumeral. La articulación AC es el punto donde la clavícula, o clavícula, se encuentra con el acromion, que es la punta del omóplato. La articulación glenohumeral es el punto donde la parte superior del hueso del brazo, o húmero, se encuentra con el omóplato o escápula. La osteoartritis se encuentra más comúnmente en la articulación AC.

¿Quién padece osteoartritis del hombro?

La osteoartritis ocurre con mayor frecuencia en personas mayores de 50 años. En las personas más jóvenes, la osteoartritis puede ser el resultado de una lesión o trauma, como un hombro fracturado o dislocado. Esto se conoce como artritis postraumática. La osteoartritis también puede ser hereditaria y es una forma de artritis del hombro.

¿Cuáles son los síntomas de la osteoartritis del hombro?

Como ocurre con la mayoría de los tipos de osteoartritis, el dolor es un síntoma clave. Es probable que una persona con artritis del hombro sienta dolor al mover el hombro y después de moverlo. La persona puede incluso tener dolor mientras duerme.

Otro síntoma puede ser un rango de movimiento limitado. Esta limitación se puede ver cuando intenta mover el brazo. También puede ser evidente si alguien está moviendo su brazo para evaluar el rango de movimiento. Mover el hombro también puede producir un chasquido o un crujido.

¿Sabías que… 7 millones de personas padecen artrosis en España? El coste medio anual para el Sistema Sanitario Español es cercano a los 5.000 millones de euros.

¿Cómo se diagnostica la osteoartritis de hombro?

Para diagnosticar la osteoartritis del hombro, el médico tomará un historial médico y realizará un examen físico para evaluar el dolor, la sensibilidad y la pérdida de movimiento y buscar otros signos en los tejidos circundantes. En este punto, es posible que el médico pueda determinar si el músculo cercano a la articulación tiene signos de atrofia o debilidad por falta de uso.

Las pruebas que se pueden solicitar para diagnosticar la osteoartritis del hombro incluyen:

  • Rayos X
  • Análisis de sangre, principalmente para buscar artritis reumatoide, pero también para excluir otras enfermedades.
  • Extracción de líquido sinovial, el líquido lubricante del revestimiento (sinovial) de la articulación, para su análisis.
  • Resonancias magnéticas

¿Cómo se trata la osteoartritis del hombro?

Los primeros tratamientos para la osteoartritis, incluida la osteoartritis del hombro, no implican cirugía. Estos tratamientos incluyen:

  • Descansando la articulación del hombro. Esto podría significar que la persona con artritis tiene que cambiar la forma en que mueve el brazo mientras realiza las actividades de la vida diaria. Por ejemplo, la persona puede usar ropa que cierre la cremallera en la parte delantera en lugar de ropa que le pase por la cabeza. O la persona puede sostener los secadores de pelo en lugar de sostenerlos durante largos períodos de tiempo.
  • Tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroides de venta libre, como ibuprofeno o aspirina. Estos medicamentos, también llamados AINE, reducirán la inflamación y el dolor. Consulte con su médico para asegurarse de que pueda tomar estos medicamentos de manera segura.
  • Realización de fisioterapia según lo asignado por el médico.
  • Realización de ejercicios de amplitud de movimiento. Estos ejercicios se utilizan como un intento de aumentar la flexibilidad.
  • Aplicar calor húmedo.
  • Aplicar hielo en el hombro. Se aplica hielo durante 20 minutos dos o tres veces al día para disminuir la inflamación y el dolor.
  • Usar otros medicamentos recetados por el médico. Estos podrían incluir inyecciones de corticosteroides, por ejemplo.

Tomando los suplementos dietéticos glucosamina y condroitina. Muchas personas afirman que se alivian con estos suplementos. La evidencia es contradictoria en cuanto a si realmente ayudan. Debe discutir el uso de estos con su médico porque los suplementos pueden interactuar con otros medicamentos.

Si los tratamientos no quirúrgicos no funcionan de manera eficaz, existen cirugías disponibles. Al igual que con cualquier cirugía, existen ciertos riesgos y posibles complicaciones, incluidas infecciones o problemas con la anestesia. Los tratamientos quirúrgicos incluyen:

  • Reemplazo de la articulación del hombro (artroplastia total de hombro). Por lo general, se reemplaza todo el hombro con una articulación artificial para tratar la artritis de la articulación glenohumeral.
  • Reemplazo de la cabeza del húmero o hueso de la parte superior del brazo (hemiartroplastia). Esta opción también se usa para tratar la artritis de la articulación glenohumeral.
  • Extracción de una pequeña parte del extremo de la clavícula (artroplastia de resección). Esta opción es la cirugía más común para tratar la artritis de la articulación AC y los problemas asociados del manguito rotador. Después de la extracción del extremo del hueso, el espacio se llena de tejido cicatricial.

Sabías que… ¿El grado del dolor es independiente del grado de la lesión? Las personas tenemos formas muy diferentes de reaccionar ante diferentes estímulos como el dolor y por ello no somos capaces de determinar únicamente por el grado de dolor la gravedad de la lesión.

En clínica Alai contamos con un equipo de profesionales dentro del campo de la Traumatología en Madrid dirigidos por el Dr. Mikel Aramberri. Si necesitas cualquier tipo de información y/o consulta estaremos encantados de atenderte físicamente en:

C/ José Antonio Fernández Ordóñez, 44. Oficina 1 (Entrada por la urbanización). 28055, Madrid

O llamando al: 

(+34) 910 09 29 13 / 655467020 (Whatsapp de L a V de 10.00 a 20.00)

www.alaismc.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies