¿Qué son las imágenes por resonancia magnética (IRM)?

La resonancia magnética (MRI) es una tecnología de imágenes no invasiva que produce imágenes anatómicas detalladas tridimensionales. A menudo se utiliza para la detección, el diagnóstico y el seguimiento del tratamiento de enfermedades. Se basa en una tecnología sofisticada que excita y detecta el cambio en la dirección del eje de rotación de los protones que se encuentran en el agua que forma los tejidos vivos.

¿Cómo funciona la resonancia magnética?

Las resonancias magnéticas emplean potentes imanes que producen un fuerte campo magnético que obliga a los protones del cuerpo a alinearse con ese campo. Cuando se pulsa una corriente de radiofrecuencia a través del paciente, los protones se estimulan y se salen del equilibrio, esforzándose contra la atracción del campo magnético. Cuando se apaga el campo de radiofrecuencia, los sensores de resonancia magnética pueden detectar la energía liberada cuando los protones se realinean con el campo magnético. El tiempo que tardan los protones en realinearse con el campo magnético, así como la cantidad de energía liberada, cambia según el entorno y la naturaleza química de las moléculas. Los médicos pueden diferenciar entre varios tipos de tejidos basándose en estas propiedades magnéticas.

¿Cómo funcionan las IRM?

Para obtener una imagen de resonancia magnética, se coloca al paciente dentro de un imán grande y debe permanecer muy quieto durante el proceso de obtención de imágenes para no desenfocar la imagen. Se pueden administrar agentes de contraste (que a menudo contienen el elemento gadolinio) a un paciente por vía intravenosa antes o durante la resonancia magnética para aumentar la velocidad a la que los protones se realinean con el campo magnético. Cuanto más rápido se realineen los protones, más brillante será la imagen.

¿Para qué se usa la resonancia magnética?

Los escáneres de resonancia magnética son especialmente adecuados para obtener imágenes de las partes no óseas o los tejidos blandos del cuerpo. Se diferencian de la tomografía computarizada (TC) en que no utilizan la dañina radiación ionizante de los rayos X. El cerebro, la médula espinal y los nervios, así como los músculos, ligamentos y tendones se ven mucho más claramente con la resonancia magnética que con las radiografías y la tomografía computarizada regulares; por esta razón, la resonancia magnética se utiliza a menudo para obtener imágenes de lesiones de rodilla y hombro.

En el cerebro, la resonancia magnética puede diferenciar entre materia blanca y materia gris y también se puede utilizar para diagnosticar aneurismas y tumores. Debido a que la resonancia magnética no usa rayos X u otra radiación, es la modalidad de imagen de elección cuando se requieren imágenes frecuentes para el diagnóstico o la terapia, especialmente en el cerebro. Sin embargo, la resonancia magnética es más costosa que las imágenes de rayos X o la tomografía computarizada.

Un tipo de resonancia magnética especializada es la resonancia magnética funcional (fMRI). Se utiliza para observar las estructuras cerebrales y determinar qué áreas del cerebro se «activan» (consumen más oxígeno) durante diversas tareas cognitivas. Se utiliza para avanzar en la comprensión de la organización del cerebro y ofrece un nuevo estándar potencial para evaluar el estado neurológico y el riesgo neuroquirúrgico.

¿Hay riesgos?

Aunque la resonancia magnética no emite la radiación ionizante que se encuentra en las imágenes de rayos X y tomografía computarizada, sí emplea un fuerte campo magnético. El campo magnético se extiende más allá de la máquina y ejerce fuerzas muy poderosas sobre objetos de hierro, algunos aceros y otros objetos magnetizables; es lo suficientemente fuerte como para lanzar una silla de ruedas por la habitación. Los pacientes deben notificar a sus médicos sobre cualquier forma de implante o médico antes de una exploración por resonancia magnética.

Al realizarse una resonancia magnética, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Las personas con implantes, especialmente los que contienen hierro – marcapasos, estimuladores del nervio vago, desfibriladores cardioversores implantables, registradores de bucle, bombas de insulina, implantes cocleares, estimuladores cerebrales profundos y cápsulas de cápsula endoscópica no deben ingresar a una máquina de resonancia magnética. .
  • Ruido – el ruido fuerte comúnmente conocido como clic y pitido, así como la intensidad del sonido de hasta 120 decibeles en ciertos escáneres de resonancia magnética, pueden requerir protección especial para los oídos.
  • Estimulación nerviosa – una sensación de espasmo a veces resulta de los campos rápidamente cambiados en la resonancia magnética.
  • Agentes de contraste – los pacientes con insuficiencia renal grave que requieren diálisis pueden correr el riesgo de una enfermedad rara pero grave llamada fibrosis sistémica nefrogénica que puede estar relacionada con el uso de ciertos agentes que contienen gadolinio, como la gadodiamida y otros. Aunque no se ha establecido un vínculo causal, las pautas actuales en los Estados Unidos recomiendan que los pacientes en diálisis solo reciban agentes de gadolinio cuando sea esencial y que la diálisis se realice lo antes posible después de la exploración para eliminar el agente del cuerpo de inmediato.
  • Embarazo – si bien no se han demostrado efectos en el feto, se recomienda evitar las resonancias magnéticas como precaución, especialmente en el primer trimestre del embarazo, cuando se están formando los órganos del feto y los agentes de contraste, si se utilizan, podría entrar en el torrente sanguíneo fetal.

Nueva máquina de resonancia magnética abierta

  • Claustrofobia – las personas con claustrofobia leve pueden tener dificultades para tolerar tiempos de escaneo prolongados dentro de la máquina. La familiarización con la máquina y el proceso, así como las técnicas de visualización, la sedación y la anestesia proporcionan a los pacientes mecanismos para superar su malestar. Los mecanismos de afrontamiento adicionales incluyen escuchar música o ver un video o una película, cerrar o cubrir los ojos y mantener presionado un botón de pánico.

La resonancia magnética abierta es una máquina que está abierta en los lados en lugar de un tubo cerrado en un extremo, por lo que no rodea completamente al paciente. Fue desarrollado para adaptarse a las necesidades de los pacientes que se sienten incómodos con el túnel estrecho y los ruidos de la resonancia magnética tradicional y para los pacientes cuyo tamaño o peso hacen que la resonancia magnética tradicional no sea práctica. La tecnología de resonancia magnética abierta más reciente proporciona imágenes de alta calidad para muchos tipos de exámenes, pero no para todos.

En clínica Alai contamos con un equipo de profesionales dentro del campo de la Traumatología en Madrid dirigidos por el Dr. Mikel Aramberri. Si necesitas cualquier tipo de información y/o consulta estaremos encantados de atenderte físicamente en:

C/ José Antonio Fernández Ordóñez, 44. Oficina 1 (Entrada por la urbanización). 28055, Madrid

O llamando al: 

(+34) 910 09 29 13 / 655467020 (Whatsapp de L a V de 10.00 a 20.00)

www.alaismc.com